PRESENTACIÓN BOYERO ENTLEBUCH

Originario de la región de Entlebuch, en los valles de las pequeñas Emme y de Enteln (en el cantón de Lucerna), el perro Boyero de Entlebuch es el más pequeño de los cuatro Boyeros Suizos; es asimismo el menos común.
El Boyero de Entlebuch es un perro de tamaño mediano -40 a 50 cm en la cruz, bien proporcionado en conjunto y con un peso variable de entre 18 y 28 kilos, dependiendo de su tamaño y sexo. Despierto y muy ágil, de mirada inteligente y bondadosa. Buen guardián y pastor de ganado, insobornable, fiel perro guardián y de compañía.
Puede tener la cola larga o corta. Sus hermosos colores y, sobre todo, el negro brillante con el cual la naturaleza le ha dotado, provocan la admiración de todos y le otorgan un aspecto muy pulcro.
El Boyero de Entlebuch es muy amable, extremadamente despierto y vivaz, pero insobornable y, si es necesario, es un excelente protector y guardián. Bien educado, no divaga y no caza. Es encantador, fiel y busca el contacto con sus amos.
Desgraciadamente, apenas puede ejercer su labor como pastor de ganado que sus antepasados le han transmitido más que en algunos casos excepcionales. Pero es muy apreciado como guardián y protector de la casa y de la familia. Es un compañero fiel y un buen amigo, sobre todo de los niños. El trabajo de adiestramiento le proporciona un gran placer, ya sea como perro de compañía, de rescate sanitario, de búsqueda, de catástrofe, de pistas o de avalancha. También es sencillamente un perro de compañía excelente.
Gracias a su tamaño mediano se puede tener fácilmente en un piso, igual que en otros lugares. Pero teniendo en cuenta su origen y sus tendencias, es imprescindible que disfrute de espacios verdes.

El Boyero de Entlebuch tiene un fuerte instinto de propiedad y mantiene su pelaje siempre inmaculado. Después de un paseo en un día de mal tiempo en campos fangosos, su torso y sus patas recobran muy rápidamente la blancura. Su pelo corto no retiene la suciedad e incluso en época de muda, los cuidados domésticos habituales pueden eliminarlo fácilmente. En época de nieve no se forma hielo entre los dedos de sus pies. Otro rasgo agradable, bastante poco común: el Boyero de Entlebuch no huele; ni siquiera cuando está mojado huele “a perro”.

Es un perro campestre, a menudo sus amos se sorprenden por su resistencia. No es que deba correr todo el día; un jardín es suficiente. Algunos incluso viven en pisos, lo cual es posible, obviamente siempre que disfrute de paseos con regularidad.
Este Boyero está siempre pendiente de las órdenes de su amo. Su sorprendente inteligencia y su sensibilidad le permiten comportarse según los deseos de su amo, de modo que regresa a casa a la primera llamada o al primer movimiento.
Por ello, no hay necesidad de adiestramiento: con tratarlo bien es suficiente. No se alejará de su amo en ningún caso y permanecerá siempre cerca de él.
El Boyero de Entlebuch no tiene instinto cazador, una propiedad muy apreciada en un perro de compañía, y los paseos por campos y bosques discurren sin preocupaciones. El Profesor Albert Heim cita muy acertadamente: « Los Boyeros Suizos son muy viejos amigos, evolucionados y cercanos a los humanos, más que ninguna otra raza.” Todos aquellos que han tenido la experiencia lo aseguran.
Afortunadamente, el Boyero de Entlebuch no es un perro de moda, pero quienes buscan en este perro un amigo estarán satisfechos.
Se adapta muy fácilmente a todos los entornos, es dócil con sus amos y cariñoso con los niños.

CRECIMIENTO DE UN ENTLEBUCH:

Boyero de Entlebuch de Joyeuses Gambades

ENTLEBUCH EN LA FIESTA DE LA CASTAÑA

MÁS FOTOGRAFÍAS EN NUESTRO BLOG

Paseos de los Entlebuch de Joyeuses Gambades

MÁS FOTOGRAFÍAS EN NUESTRO BLOG
Share This

VENTA ONLINE

Nos derniers articles